Puerto Real en la Historia

"Puerto Real en la Historia"

Primer día de Feria: Puerto Real hace 169 años

La primera Feria de Puerto Real en 1843, una feria del ganado, fue el resultado de una iniciativa particular dirigida a reactivar la actividad económica de la localidad, muy mermada por los episodios bélicos napoleónicos y la progresiva emancipación de los territorios americanos

30 de mayo de 2016

Nº Comentarios

TAGS

Antonio Villalpando. Historiador

Llegó a la feria con la intención de comprar una jaca torda. Le habían ofrecido un buen precio apalabrado en uno de los descansaderos de las cañadas. Aún así piensa ver como son los otros animales antes de comprar nada. Yeguas, y vacas palurdas copan la atención de los visitantes. Comprueba las cabezas en busca de desperfectos que justifiquen el regateo de los precios. Mira los cascos y los dientes, la correcta alineación de la grupa. Revisa los potros uno a uno. El dinero no está para regalárselo a nadie y menos en el mundo de la compra venta de ganado, donde tretas y estafas son parte inseparable del negocio.

Como no se fía ni encuentra mejor relación de calidad precio, termina por buscar al mozo que le ofreció la yegua, al que ya ha comprado algún potrillo y con quien nunca ha tenido problema alguno.

Dos hombres montan caballos de Lebrija. Rocines color gris perlado, muy altos, con un tanto de sangre de caballo pura raza española y otro tanto de caballo lusitano. Animales de porte majestuoso que trotan con elegancia entre la multitud de marchantes, tratantes y curiosos. Sobre ellos, los jinetes armados con garrocha conducen un grupo de vacas berrendas en “colorao” hacia uno de los encerraderos gracias a la corta y la manga que han montado en el manchón de la dehesa. Su estampa se recorta en el horizonte. En ella destaca el sombrero “cordobés” de ala ancha y las chaquetas cortas y ceñidas. La garrocha, la vara de casi seis metros con la que conducen las reses, aporta un toque de aspecto bélico por su semejanza a una pica, aunque realmente sea elemento de trabajo.

«La ubicación junto al Pozo de Carretones no es gratuita, ya que se disponían de varias dehesas de propios en su entorno, entre las que se incluye La Algaida»

En la feria, el olor es intenso. El gaste ganadero se mezcla con el del vino que corre de mano en mano de los tratantes mejorando unas veces la facilidad de llegar a un trato y otras generando discusiones y peleas en las que las navajas se enseñan con facilidad. El ambiente no es rural ni urbano, el ambiente es auténtico. Lamentablemente falta algo: El público. Las fechas de la feria no son las solicitadas por el ayuntamiento y coincide con las prestigiosas ferias ganaderas de Alcalá de los Gazules y Ronda, en claro perjuicio de la afluencia.

La primera Feria de Puerto Real en 1843, una feria del ganado, fue el resultado de una iniciativa particular dirigida a reactivar la actividad económica de la localidad, muy mermada por los episodios bélicos napoleónicos y la progresiva emancipación de los territorios americanos. Su historia y evolución la ha estudiado de forma ejemplar R. Anarte Ávila. Podemos conocer mucho de la zona rural que rodeaba la feria gracias a los estudios de M. Ruiz, y Alcedo & Parodi, o Lagóstena & Villalpando. (Ver Bibliografía adjunta)

La ubicación junto al Pozo de Carretones no es gratuita, ya que se disponían de varias dehesas de propios en su entorno, entre las que se incluye La Algaida, y de pozos para abrevar el ganado, como el propio pozo de Carretones, tal y como se referencia en el primer cartel anunciador de la feria (Muro Orejón, 1992, pp. 163-165).

El camino de los pozos, comunicaba el pozo de Carretones con otros tantos situados en la La Algaida en la zona de La Vega, en relación directa con el uso del descansadero de ganado, el abrevadero y los pastos de la Dehesas de Propios.

Muro Orejón menciona por primera vez en la historiografía al Pozo de Carretones al referir que Puerto Real contaba en el siglo XVIII exclusivamente con dos pozos para el abastecimiento público, el de Carretones y el de Canterías (1961, p. 20). Desta la vinculación de este pozo como abrevadero y descansadero de ganado y su relación con la gestión económica de las dehesas colindantes, como las de propios y en este caso concreto, la Dehesa de La Algaida y la de Carretones. Dado la morfología de la construcción, su tamaño, y los restos cerámicos que aparecen en superficie es posible que se trate de un pozo medieval, que diera servicio de aguada a lo que entonces eran dehesas litorales de Jerez de la Frontera. (Lagóstena & Villalpando. 2008)

La primera feria de Ganado de la Real Villa de Puerto Real no salió como se esperaba aunque tuvo un efecto tan positivo que nadie dudó en repetir la experiencia año tras año, incluyendo con el tiempo atracciones y transformándose en la fiesta que todos conocemos.

Hoy se ven por “el real” trajes de flamenca y sombreros cordobeses entre niños y mayores. Especial es el día en que jinetes y amazonas recuerdan las raíces de la tierra entre palmas, albero y ejercicios de doma. El vino es inseparable de la fiesta, antaño de las bodegas de Puerto Real, hoy de las localidades gaditanas de Chiclana, Chipiona, Trebujena, Sanlúcar, Jerez o El Puerto. Es justo agradecer la labor de estas personas que mantienen vivas las tradiciones en una fiesta inseparable de la identidad de las poblaciones andaluzas.

En la Bahía y la campiña de Cádiz, cuando comienza el calor y las flores perfuman los arriates y patios no huele a claveles ni a brisa marina, huele a feria.

Bibliografía.

Anarte Ávila, R. La Feria de Puerto Real en el S. XIX. II Jornadas de Historia de Puerto Real. 1996.

Alcedo Torres, J. M y Parodi Álvarez, J. M. Puerto Real y su medio rural en el S. XVIII. IV Jornadas de Historia de Puerto Real. 1999.

Lagóstena L. Cord., Villalpando A. Doc. Catálogo del Patrimonio Histórico del Parque Metropolitano Los Toruños. Consejería De Obras Públicas y Ordenación del Territorio y UCA. 2008.

Muro Orejón, A. “Puerto Real en el S. XVIII. Noticias documentales para una historia de la Real Villa” Anales de la Universidad Hispalense. Volumen XXI, Sevilla 1961.

Muro Orejón, A. Puerto Real en el siglo XIX, Ayuntamiento de Puerto Real, 1992.

Ruiz Gallardo, M. EL PÓSITO AGRÍCOLA DE PUERTO REAL (1788-1833) Cádiz. SP UCA. 2005

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.