Deportes

EL COMPLEJO DEPORTIVO LAS CANTERAS PASARÁ A LLAMARSE "PACO GALLEGO"

El acto tendrá lugar el jueves 28 de noviembre a las 17:00 horas y rendirá homenaje al máximo exponente del fútbol local

26 de noviembre de 2013

Nº Comentarios

TAGS

El jueves 28 de noviembre de 2013 el Complejo Deportivo Las Canteras pasará a llamarse "Paco Gallego". El acto comenzará a las 17:00 horas y rendirá homenaje al máximo exponente del fútbol local.

Como a los más pequeños no les suena este nombre, Manuel Alegre, presidente de CD La Salle Puerto Real, nos cuenta su historia para asombrarnos con el amplio historial de esta leyenda del futbol puertorrealeño.

Homenaje.- Francisco Fernández Rodríguez “Paco Gallego”

Paco, al que cuando era pequeño le llamaban Paíto, como a sus tíos maternos, nació un 28 de febrero de 1944 en Puerto Real, hijo de Juan Fernández Chacón y de Carmen Rodríguez Rubio. Sus padres vivían en el número 6 de la portorrealeña calle San José y fue el mayor de diez hermanos, dos varones y ocho hembras. A su padre y a su abuelo les apodaban “Gallego”, no se sabe muy bien porqué, quizás por su piel blanca y por su pelo rubio, el caso es que como en la apariencia física el hijo salió a sus progenitores, a Paíto pronto todos le llamaron también“Gallego”.

Según las crónicas deportivas de la época, nuestro paisano era todo pundonor y un valladar en la defensa, imponía su hegemonía física en la pugna hombre a hombre y su extraordinario dominio del juego aéreo le hizo triunfar plenamente y convertirse, con un historial brillantísimo, en uno de los mejores jugadores del fútbol nacional. Pero antes de todo esto volvamos a la calle San José que le vio nacer.

Como decimos, era el mayor de diez hermanos, ya que tras él vinieron Carmen, Josefa, Paquita, Juana, Manolo, Pilar, Lola y Maruja (gemelas) y Antonia, lo que implicaba que pronto tendría que dejar el colegio y comenzar a trabajar para ayudar a sacar la familia adelante. Pronto para esos tiempos era con sólo 11 años, edad con la que entró a trabajar en la “Contrata de Basilio” que en la Factoría de Matagorda se dedicaba a pintar y a limpiar los tanques de los barcos. Paco, que ya por entonces jugaba en un equipo de amigos de la calle San José llamado “Avecrem”, tuvo que abandonar un poco su afición y aparcó el fútbol para practicarlo sólo los domingos, un rato antes del partido del San José, en el que jugaban en esos momentos cuatro de sus tíos: Manolo “Paíto”, Fermín “el Cigala”, Aurelio “el Oso” y Andrés.

El Avecrem, donde compartía plantilla con algunos de sus amigos, como Salcini, no era un equipo federado y cuando de vez en cuando jugaba con el U.D. Levante o con el San José tampoco lo hacía con ficha federativa por lo que su primer equipo “oficial” fue el Sevilla Juvenil. A pesar de su fugacidad en el fútbol local también pudo disputar algún que otro partido con la U.D. Portorrealeña de Rafael Candón en compañía de sus amigos Manolo Arca y Jesusín González.

El San José C.F. era un equipo que tomó ese nombre precisamente de la calle que vio nacer a Gallego, por lo que su relación con este equipo en la etapa infantil fue muy íntima. En el bar “La Primera” se reunían los que organizaban el equipo y manejaban el cotarro como “el Pulmones”, José Paz “el Vinagre” y Ramón Alcedo “el Cafetera”, y Paco siempre se mostraba diligente para encargarse del material, contar las prendas que se le entregaban a la lavandera, recogerlas y llevarlas al campo de fútbol.

También recogía las ropas del Puerto Real C.F. y procuraba llevarlas los jueves ya que ese día había partidillo y casi siempre lo dejaban participar en él. Sus ídolos por estas fechas podían haber sido Zarra, Panizo o Aparicio, defensa central del Atlético de Madrid que ocupaba el puesto que a él más le gustaba, pero no, Paco se había quedado enamorado del juego, la colocación, la serenidad y la buena técnica de un tal Baldomero Abelenda que por esas fechas jugaba en el San José y que terminaría siendo todo un referente en el fútbol de nuestra Villa.

Con 14 años, aparte de hacer las travesuras propias de la edad - tenía fama de buen lanzador de piedras -, seguía trabajando, con “el Tablita” con “el cojo” Patrón y con sus tíos de pintor e incluso de albañil. Ahora, de albañil y de pintor, le iba algo mejor que en la contrata de Matagorda, tenía mejor jornal y más tiempo para dedicar al fútbol por lo que con el San José continuó su actividad futbolera visitando, incluso, varios pueblos de la provincia de donde a veces había que salir “por patas”.

Cierto día, lo reclamaron para jugar con un equipo llamado Los Veraneantes que estaba formado por jóvenes de la localidad y veraneantes que habían llegado de otras poblaciones. Era un campeonato local organizado por Mateo Campos que se llamaba “El León de Oro” y según me contaba Javier Sánchez de Medina, uno de los componentes de Los Veraneantes, les faltaba un jugador y Antonio “el Fotográfo”, sabedor de su buen hacer, lo llamó para completar el equipo. Un refuerzo de lujo que finalmente no fue suficiente para ganar el partido, ya que sus tíos y el San José eran mejor equipo.

Primera etapa en el Sevilla C.F.

En la temporada 59/60 había tres jugadores del Sevilla cedidos en el Puerto Real para que fueran cogiendo experiencia: Martínez, José Manuel Rodríguez Escobar “Barrera” y Juan Márquez Medrano, éstos habían visto jugar a Gallego en los partidillos de los jueves y habían hecho llegar a Mario Klung, técnico sevillista, lo que ya era evidente, que había madera de gran futbolista y que era conveniente hacerle una prueba a este jovencito de Puerto Real. En una visita de Mario Klung al Sancho Dávila, puso a nuestro paisano, que por entonces tenía 14 años, a hacer algunos ejercicios con el balón y le dijo que tenía que ir a Sevilla para continuar con las pruebas. Fue su amigo Juan Márquez Medrano, extremo derecha del Puerto Real C.F. que luego fue vicepresidente del Real Betis Balompié, quien lo convenció para que viajara a Sevilla y probara por el club hispalense. Gracias a esta prueba tenemos al mejor jugador de fútbol de Puerto Real de todos los tiempos.

Después de hacer la prueba por el Sevilla, Paco quería seguir trabajando y compaginar su actividad laboral con el fútbol pero su padre le aconsejó que eligiera entre el trabajo y el balón. Después de mucho meditar y gracias a los consejos de sus amigos, no hay que ser muy buen adivino para saber qué decidió finalmente.

A partir de aquí comenzó una vertiginosa carrera como futbolista ya en la temporada 59/60, recién llegado al Sevilla y con sólo 15 años, fue convocado por la Selección Juvenil Andaluza para jugar una eliminatoria del Campeonato de España con Cataluña. En Sevilla empataron a dos y en Cataluña perdieron por 4-2 pero nuestro paisano fue uno de los más destacados a pesar de ser juvenil de primer año.

En la temporada 60/61 dio otro paso adelante ya que como juvenil estuvo a punto de proclamarse Campeón de España, pero perdieron la final contra el Valencia. En este mismo equipo del Sevilla Juvenil jugaba otro paisano, Manolo Arca, pero no tuvo suerte y la titularidad le estuvo negada. Gracias a su buen rendimiento, Paco fue llamado por la Selección Nacional Juvenil para jugar contra Alemania en Lisboa; se jugaban el tercer y cuarto puesto en un torneo internacional donde participaron 13 naciones y en este partido perdieron contra los alemanes pero el portorrealeño seguía su línea ascendente y ganando en experiencia; en su primer partido con la camiseta nacional jugó de medio izquierda, un sitio no habitual para él, pero lo hizo muy bien y fue felicitado por los técnicos. Ya se habían interesado por el varios equipos, entre otros el Real Madrid y el Valencia, pero su ilusión era jugar en el Sevilla.

Llegó al primer equipo del Sevilla en el inicio de la campaña 61/62, concretamente debutó el 12 octubre de 1961 en Pamplona, ante el Osasuna, donde el Sevilla ganó por 1-3. Cuando ya había debutado en Primera División con el club hispalense fue llamado nuevamente por la Selección Nacional Juvenil. En esta temporada Gallego jugó hasta 4 partidos con el primer equipo del Sevilla y con los juveniles tuvo mejor suerte que la temporada anterior y se proclamó Campeón de España al ganar en la final al Atlhetic de Bilbao por 2-0. Nuestro paisano fue elegido el mejor jugador de la final.

Durante esta primera etapa como sevillista, jugó 4 temporadas en Primera División y marcó hasta 7 goles, que no está nada mal para un defensa. Su primer gol en Primera se lo marcó al Osasuna, el 10 de febrero de 1963, y su segundo gol nada menos que al Real Madrid, en un partido jugado en el Sánchez Pizjuán el 22 de diciembre de 1963 y que significó el triunfo sevillista por 1-0. Diez días antes de este histórico gol al Real Madrid había sucedido algo muy especial, se había casado con una jovencita sevillana llamada Emilia Ramos Vázquez que algo le tuvo que dar para que se destapara con este importante gol sólo diez días después de la boda.

La temporada 63/64 fue muy importante para él, por su boda y por su titularidad, conseguida a pesar de contar el Sevilla en su puesto con Campanal y Maraver. La 64/65 también fue importante ya que la Selección absoluta se fijó en él y fue convocado a finales de 1964 para la Selección Nacional B que disputó un partido en Córdoba ante Portugal donde ganaron por 3-0. Hay que tener en cuenta que en la absoluta le iba a costar trabajo entrar ya que se acababa de proclamar campeona de la Eurocopa de Naciones y contaba con muy buenos jugadores.

En mayo de 1965 tiene que tallarse y lo hace para jugar el Conseil International du Sport Militare donde la selección militar de España elimina a Francia y Portugal, donde jugaban Eusebio y Simoes, y gana la fase final donde Gallego llega a marcar un gol. En algunas revistas los nombran como los Campeones del Mundo Militares.

Etapa en el F.C. Barcelona

El presidente del Barcelona, Enrique Llaudet, anunciaba muy orgulloso el 20 de mayo de 1965 el fichaje del portorrealeño, según él, como había prometido a la afición. En el Sevilla, sin embargo, hubo desacuerdo y dimisiones ya que no todos estaban de acuerdo en deshacerse de los servicios de la promesa que ya era una realidad. El Barcelona se había hecho con el joven valor sevillista, que por entonces contaba sólo con 21 años, al final de la temporada 64/65 por siete millones de pesetas de las de entonces. Paco ya tenía una hija en el mundo, MªCarmen, y toda la familia marchó para la Ciudad Condal, incluído el segundo, Francisco, que ya iba en el vientre de su madre.

El primer gol con el Barcelona lo marcó el 17 de octubre de 1965, en un partido que el Barcelona perdía por 1-4 en el Nou Camp ante el At. Madrid pero en el que Gallego marcó el único gol azulgrana. Pero todo no fue camino de rosas, la primera temporada como azulgrana, la 65/66, fue dura ya que tenía que disputar la titularidad con un gran central, Olivella, por lo que en algunos partidos fue desplazado al centro del campo. En el areódromo de Reus tuvo que terminar de cumplir el Servicio Militar durante la pretemporada y en el trancurso de la misma sufrió una lesión en un tobillo que le apartó de los terrenos de juego durante un tiempo. El Mundial de Inglaterra se iba a celebrar en verano y con la lesión Paco parecía decir adiós a la internacionalidad, pero no, siguió luchando y reapareció en el último partido de liga donde el Barcelona perdió por 2-1 en Mallorca con gol de Gallego que demostraba estar totalmente recuperado.

El seleccionador lo llamó para concentrarse en Compostela y finalmente fue uno de los 22 jugadores que acudió al Mundial. Debutó con la Selección Española el 13 de julio de 1966 frente a Argentina en la fase final del Mundial de Inglaterra, donde disputó tres encuentros. Más tarde, vestiría la camiseta nacional en 35 ocasiones más, siempre en las filas del F.C. Barcelona, convirtiéndose en uno de los jugadores con más entorchados internacionales en su palmarés.

El debut en la selección fue seguido de la obtención con el Barcelona de la Copa de Ferias 65/66, que ganaron al Zaragoza, parecía que Gallego había conseguido su puesto en su sitio preferido, el centro de la defensa. Su consagración fue en la temporada 66/67, jugando como titular indiscutible la Eurocopa de Naciones de la temporada 67/68 donde además se destacó como goleador.

Como sería larguísimo de contar su etapa en el Barcelona, resumiremos que en el club del Camp Nou transcurrió el mejor tramo de su vida deportiva ya que allí ganó un Campeonato de Liga en la temporada 73/74, una Copa de España en la 67/68 y una Copa de Ferias en la 65/66. En el club blaugrana jugó nada menos que 10 temporadas, marcando 24 goles, 17 de ellos en liga, y consiguiendo, como ya hemos visto, la internacionalidad absoluta.

Segunda etapa en el Sevilla C.F.

Volvió a la entidad sevillista diez años después, en la temporada 75/76. Fueron cuatro campañas de blanco plagadas de profesionalidad, coraje y entrega que le hicieron merecedor de un digno homenaje cuando anunció su retirada. El homenaje le fue tributado por Sevilla y Barcelona el 30 de agosto de 1979 en el Sánchez-Pizjuán, aquella mágica noche salió sobre los hombros de Asensi y Blanco del estadio de sus amores, aunque no sería la última vez que lució el escudo sevillista ya que en la temporada 79/80 llegó a jugar tres partidos con el Sevilla en Primera División.

En la temporada 79/80 cuando ya le habían rendido homenaje, se rumoreó también por Cádiz que había algunas posibilidades de que Gallego volviera al fútbol activo para jugar en el equipo amarillo pero fueron rumores de principio de temporada. Paco Gallego, que decía que no se veía sin el fútbol y al que le habían propuesto un puesto directivo en el Sevilla, comentó que tenía que pensarlo todo muy bien y que ya decidiría. Finalmente se dio el caso de que Gallego fue uno de los pocos futbolistas que han sido reclamados una vez retirado de la competición ya que Miguel Muñoz le hizo volver, llegando a jugar tres partidos de Liga en la temporada 79/80 con el Sevilla.

Desde luego, Paco Gallego no se veía sin el fútbol, y lo demostró retornando a la actividad para jugar en el equipo de la ciudad donde residía, el C.D. Alcalá de Alcalá de Guadaira, que jugaba en la Regional Preferente y al que hizo retornar a la Tercera División. En total fueron 19 temporadas en Primera División con 26 goles en 433 partidos, unos números que dan muestra de la gran trayectoria de este portorrealeño, que de momento, es el máximo exponente de los deportistas nacidos en Puerto Real.

Manolo Alegre. CD La Salle

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.